domingo, 1 de julio de 2012

A. Vivaldi: Conciertos para violonchelo RV 398-424


 El catálogo vivaldiano registra 27 conciertos completos para violonchelo y orquesta, habiendose conservado otros dos - RV 787 y RV 788- en estado fragmentario. Todo indica que fue Vivaldi el primer compositor que escribió conciertos para violonchelo solista, consagrándole una función de protagonismo absoluto, hasta entonces inédita.

 Los conciertos para violonchelo constituyen la cima de la literatura concertante del violonchelo barroco, situándose a la altura de las mejores obras jamas concebidas. Como dignos competidores de los concierti del Prete Rosso, dentro del propio contexto barroco transalpino, pueden citarse los seis esplendidos conciertos para chelo de Leonardo Leo -quizás los más aproximados en forma y espíritu- y, a mayor distancia, los debidos a Nicola Porpora y Guiseppe Tartini.


 Por evidencias documentales y estilísticas tres conciertos han podido ser fechados en torno a 1708-1709  ( RV 402, RV 416, RV 420) y cinco entre 1708 y 1713 (RV 405, RV 407, RV 415, RV 422 y RV 423). De ellos, el concierto en Sol mayor RV 415, es de una autenticidad sospechosa y su estilo no asemeja a la música del veneciano.
Los numerosos conciertos para chelo procedentes de las décadas de 1720 y 1730 son RV 401, RV 406, RV 417, RV 418, RV 419, RV 421 o RV 424, todos ellos en la tonalidad menor. El concierto en mi menor RV 409, indica el empleo de un fagot.

 El concierto en do menor RV 401, asdcrito a la década de 1730, quizá sea el más famoso concierto para chelo vivaldiano, y hay en ello cierta justicia, el célebre Allegro non molto inicial es una página plena en cromatismo melódicos ( tomado literaralmente del Largo del concierto para violín RV 189 y cuyo tema también aparece en la sonata para chelo y continuo RV 40).

                                                         Concierto en do menor, RV 401 -  I.  Allegro non molto
                                                     

                                                         Concierto en do menor, Rv 401 - II. Adagio
                                                     

                                                         Concierto en do menor, RV 401 - III. Allegro ma non molto
                                                     

INTÉRPRETES
Christophe Coin, violonchelo y violonchelo piccolo
Il Giardino Armonico
Giovanni Antonini, dirección

♪♫♪♫♪♫♪♫♫♪♪♫♫♪♫♫♪♪♫♪♫♪♫♪♫♪♫♫♪♫♪♪♫♫♪♪♫♫♪♫♪♫♫♪♫♫♪♪♫♫♪♫♫♪♪♫♫♪♫♫♪♫♪♪♫♪♪♫♫♪♪♫♪♪♫♫♪♪♫♪♪♫♫♪♪♫♪♪♪♫♪♪♫♫♫♫♫♫♪♫♪



 Uno de los conciertos grabados repetidamente es el RV 419 que destaca por su elegancia, ( cuyo allegro conclusivo presenta un ritornello en rondó) -esa maravillosa joya que se escucha una y otra vez- o del fantasioso Allegro non troppo que abre el RV 421, tampoco habría de dejar pasar por alto los tres tiempos del RV 424.

 Como movimientos energicos y vigorosos, los movimientos extremos del concierto RV 414, e igualmente la espléndida factura contrapuntistica que atesora el ritornello del Largo -que enmarca una emotiva cantinela- concierto que, posteriormente, fue reelaborado por Vivaldi para flauta travesera y orquesta (RV 438).


Concierto para violonchelo, cuerdas y continuo en La menor RV 419
Concierto para violonchelo, cuerdas y continuo en Fa Mayor RV 410
Concierto para violonchelo, cuerdas y continuo en Mi menor RV 409
Concierto para violonchelo piccolo, cuerdas y continuo en Sol Mayor RV 414
Concierto para violonchelo, cuerdas y continuo en Re menor RV 406
Concierto para violonchelo, cuerdas y continuo en Do Mayor RV 398
Concierto para violonchelo, cuerdas y continuo en La menor RV 421


El Boletín Vivaldiano N° 10, del año 2010, en la sección “Aggiornamenti del Catalogo Vivaldiano” a cargo del Maestro Federico Maria Sardelli, nos habla de la salida de ésta obra del Catalogo Ryom, al igual que RV 415 – Ex RV 404 – ahora RV Anh. 145 – Ex RV 415 – ahora RV Anh. 146

jueves, 7 de junio de 2012

Mis arias favoritas: Cum dederit dilectis suis somnum.

 Ninguna sección de la creatividad de Vivaldi es tan difícil de evaluar como la de su música vocal sacra. Dentro del  Nisi Dominus  ( Salmo 126 ) in G Minor, RV 608, compuesto alrededor de 1717 para la Ospedale della Pietà, destacaría sin ninguna duda el Cum dederit dilectises, ya que es un autentico regalo para la voz con un momento de gran belleza, una de las arias más increíbles e hipnóticas compuestas por el veneciano.                   

Versión de Sandrine Piau, extraido del documental "Home"                                                                                                                                               
 Versión de Sara Mingardo.  Dirección de Rinaldo Alessandrini al frente de su Concerto Italiano.

miércoles, 25 de abril de 2012

Guiseppe Tartini: Conciertos para violín

 Dentro de la colección dedica a los conciertos para violín de Guiseppe Tartini, bajo el sello Dynamic -que se inició en 1996 con el vol.1 Op.1, hasta la aparición de los cd´s 26 y 27 del vol.16 en el año 2010- se podría destacar muchos de sus 135 conciertos. Esta entrada está dedica a los conciertos del (vol.1), (vol.5) y (vol.10 ). 

 Tartini junto con Vivaldi se me antojan dos titanes en el arte del violino, -cada uno de ellos en su época- sin ignorar a Pietro Nardini otro fantástico compositor y violinista.
Mucho se ha tenido que esperar para conocer estos tesoros musicales que durante tanto tiempo han estado escondidos.


(Guiseppe Tartini Nace en Padua, al norte de Italia, el 8 de Abril de 1692) Violinista, compositor y teórico de la música italiano. Fue uno de los mayores virtuosos del violín de su época, cuyas innovaciones en la escritura para dicho instrumento sólo pudieron ser superadas por Niccolò Paganini en el siglo XIX. Su vida estuvo plagada de incidentes novelescos: destinado a la carrera eclesiástica por su familia, en 1713 colgó los hábitos para casarse con una joven de modesta condición, aunque protegida del cardenal Cornaro de Padua, circunstancia que le granjeó la enemistad con aquél. Se tuvo que refugiar en el monasterio de Asís, lugar en el cual prosiguió con su formación musical bajo la tutela del músico bohemio Bohuslav Cernohorskqy, y en donde compuso una de sus obras más célebres  El trino del diablo. Obra con la que me inicié en su repertorio con la interpretación de Salvatore Accardo en "Il violino virtuoso in Italia" e Itzhak Perlman en "Perlman in Russia".

 Los primeros conciertos de Tartini - Op.1 y Op.2 en particular- se basaban en los modelos de Arcangelo Corelli. En su segundo periodo sus conciertos recaían en la influencia del Petre Rosso.
Tartini pertenece a la época del barroco y clasicismo, y fue uno de los compositores que permaneció en la sombra junto al mencionado anteriormente Pietro Nardini.


 Todos los conciertos Op.1 de Giuseppe Tartini (con la excepción del nº 9, D 59) han sobrevivido en las fuentes originales conservados en Padua, Berkeley, Cambridge, Dresde, Berlín, Schwerin, París, Verona y Ancona. Es bien conocida la frecuencia con que Tartini volvió sobre sus propias composiciones para corregir, modificar o sustituir piezas. Dentro de esta grabación de 3 cd´s extraigo tres conciertos bien conocidos, ya que son obras muy concertadas dentro del repertorio violinístico.

                                                                           Concierto nº 1 en Sol menor D. 85  -  I. Allegro                                                  
                                                                                                                                   Concierto nº 2 en Mi menor D. 55  -  I. Allegro   
                                                       
                                                                           Concierto nº 4 en Re mayor D.15  -  I.Allegro
                                                       

♪♫♪♫♪♫♪♫♫♪♪♫♫♪♫♫♪♪♫♪♫♪♫♪♫♪♫♫♪♫♪♪♫♫♪♪♫♫♪♫♪♫♫♪♫♫♪♪♫♫♪♫♫♪♪♫♫♪♫♫♪♫♪♪♫♪♪♫♫♪♪♫♪♪♫♫♪♪♫♪♪♫♫♪♪♫♪♪♪♫♪♪♫♫♫♫♫♫♪♫♪

 La influencia de Tartini está claramente basada en obras de Vivaldi, aunque sus melodías son más expansivas, sus estructuras más desarrolladas, y el énfasis en el virtuosismo es necesariamente mayor.
 Otro grandísimo cd es el vol.5 que abre con el concierto en Si bemol mayor D.118 bajo el titulo de " Non sospirar, non piangere"  titulo inspirado en citas poéticas de las que Tartini fue fuertemente influenciado por la literatura.


                                                                           Concierto en Fa mayor D. 61 - II. Grave
                                                       
                                                                           Concierto en Re menor D.43 - I. Allegro
                                                       
                                                                           Concierto en Do mayor D.1 - I. Allegro  
                                                       

♪♫♪♫♪♫♪♫♫♪♪♫♫♪♫♫♪♪♫♪♫♪♫♪♫♪♫♫♪♫♪♪♫♫♪♪♫♫♪♫♪♫♫♪♫♫♪♪♫♫♪♫♫♪♪♫♫♪♫♫♪♫♪♪♫♪♪♫♫♪♪♫♪♪♫♫♪♪♫♪♪♫♫♪♪♫♪♪♪♫♪♪♫♫♫♫♫♫♪♫♪

 Dentro del vol.10 compuesto por un total de 8 conciertos: D.96, D.22, D.83, D.94, D.19, D.117, D.20, y D.95, a excepción del Concierto D.96 - que se abre la presente grabación - todos los conciertos dentro de estos 2 cd´s pertenecen a la primera etapa de la carrera de Tartini. Son obras en las que el virtuosismo de los movimientos exteriores rayan la creatividad melódica de Tartini, que se desenrolla en una imparable ola de emoción y patetismo.


                                                                           Concierto en Do mayor D.96 - I. Allegro
                                                      
                                                                           Concierto en Do mayor D.96 - IV.  Largo Andante  
                                                      
                                                                           Concierto en Re mayor D.19 - I. Allegro
                                                      
                                                                           Concierto en Re mayor D.20 - II. Grave
                                                      

viernes, 6 de abril de 2012

Mis Arias favoritas

Del conocido motete "In furore iustissimae irae" (RV 626) extraigo el largo “Tunc meus fletus” en la versión de Sandrine Piau.

En la época de Vivaldi, el motete para solista se hallaba ya perfectamente delineado en cuanto a su contenido y forma: dos arias por un recitativo, con un jubiloso aleluya como brillante final.


Sandrine Piau es una de las pocas sopranos dedicadas al barroco a la que se puedan poner pocas pegas. Posee la capacidad y agilidad necesaria para sobrellevar el motete de forma brillante. En el libreto del disco, ella escribe que cantar este motete le encanta, porque es ¡una competición consigo misma!
                                                          III. Tunc Meus Fletus
                                                      

In furore, Laudate Pueri e Concerti Sacri
Tesori del Piemonte vol. 31 Musica Sacra Vol. 5
 Sandrine Piau, soprano
Stefano Montanari, violino Accademia Bizantina
Ottavio Dantone, direttore
Naïve, 2006 [62’56’’]

sábado, 31 de marzo de 2012

Henry Purcell: Día de Santa Cecilia

Cuando comienzo a escribir esta entrada suena en el salón de mis casa las notas " The pale and the purple rose" versión viejuna del contratenor Michael Chance.
Magnífica Oda  "Of old, when heroes thought it base" con la que me fui acercando a este grandioso compositor.
*
Pero no hay nada mejor para festejar el día de Santa Cecilia que una Oda de Henry Purcell. En 1683 Purcell compuso " Welcome to all the pleasures" para festejar el día de Santa Cecilia (22 de noviembre) patrona de los músicos, ese mismo año compuso la Oda "Laudate Ceciliam" -pero en este caso sin coro-, su tercera Oda hay que fijarla en 1685 con "Raise, raise the voice" y finalmente la cuarta (1692) bajo el titulo "Hail, bright Cecilia". Aunque esta fiesta se celebraba todos los años en Londres, aparentemente no se recurrieron los servicios de Purcell hasta 1692 con la creación de esta ultima Oda.
*
En Inglaterra, los homenajes musicales a Santa Cecilia tomó una forma original en 1683 con la fundación de la Sociedad Musical. Esta asamblea de los amantes de la música, profesores y maestros del arte, decidierón que la celebración anual en este día de fiesta, se organizara un servicio divino y un concierto para promover el progreso de "esta ciencia divina".


Esta entrada está dedicada a dos de sus Odas, por no decir mis favoritas. Dentro de la oda Welcome to all the pleasures Z. 339, destacaría tres piezas; La obra se abre con una "Sinfonía" iniciada en los violines, con el soporte del bajo continuo de cellos, contrabajos y clave. Una segunda sección más animada da más importancia a los cellos, en diálogo con los violines.
                                                       

La siguiente pieza es la melancólica aria para contralto "Here the Deities approve the God of Music and of Love" ( escrito sobre un imaginativo basso ostinato que se convierte en un elengatísimo ritornello para cuerdas), la pieza se enlaza con un fragmento con dos sopranos y bajo.
                                                       

Y para finalizar esta selección, Purcell se luce en "Beauty, thou scene of Love" iniciada por la Tiorba. El movimiento esta asignado al tenor solista, cerrando la página un tranquilo ritornello.
                                                      

♪♫♪♫♪♫♪♫♫♪♪♫♫♪♫♪♫♪♪♫♫♪♫♪♫♪♫♫♪♫♪♪♫♫♪♪♫♫♪♫♪♫♫♪♫♫♪♪♫♫♪♫♫♪♪♫♫ ♪♫♫♪♫♪♪♫♪♪♫♫♪♪♫♪♪♫♫♪♪♫♪♪♫♫♪♪♫♪♪♪♫♪♫♫♫♫♫♫♪♫♪


La Oda de Santa Cecilia "Hail, Bright Cecilia" Z. 328 es la más extensa de Purcell: una obra a gran escala en trece movimientos y con un originalísimo ritornello para cuerda que cantaba las alabanzas de Cecilia, la música y los diferentes instrumentos. La obra fue cantada con increíble elegancia por el propio Purcell, -cita Robert King- en la biografía de Purcell.

II. Un breve solo de bajo da paso a la aclamación de Cecilia, a cargo del coro en Hail! Bright Cecilia.
                                                      

VIII. En Wondrous machine! describe de forma espléndida un renqueante órgano por medio de de un basso ostinato, un aria da capo sobre una base de dos compases (destacable el “warbling lute” y la imitación que los oboes realizan de la voz humana). En este caso la dirección del ensayo está a cargo de Marc Minkowski.

                       

IX. En The airy violin el acompañamiento es, naturalmente, dos violines y un bajo, el conjunto clásico del "trío-sonata".
                                                      

XII - XIII. Después de una serie de solos y dúos, que contrasta con el entorno de los instrumentos de obligado, la Oda llega a la conclusión de un triunfante "gran coro" unir todas las voces y la orquesta en un saludo final a Santa Cecilia. Realmente es impresionante este final, consigue crear uno de los mometos más estremecedores de todas las obras a gran escala de Purcell.
                                                 
                                                         Hail! Bright Cecilia
                                                      
                                                        With Rapture of Delight
                                                      

Dos años más tarde Henry Purcell compuso una obra aún más lujosa, un Te Deum y Jubilate, para la misma ocasión. Fue un compositor injustamente olvidado que compuso algo más que su Dido y Eneas. Purcell murió en la víspera del día de Santa Cecilia, 21 de noviembre de 1695.


Referencias biográficas


Henry Purcell
Robert King

Editorial: Alianza Música
ISBN: 9788420685724

sábado, 24 de marzo de 2012

A. Vivaldi: Preludios, Adagios, Largos: Op. I y Op. II


La elegancia que Vivaldi proporcionaba a sus segundos movimientos o -en el caso de las colecciones del Op.1 y Op.2 en sus movimientos (Preludio, Adagio, Largo o Andante)- siempre me han parecido apasionantes, sobre todo por que se caracterizan por movimientos con mucho emotividad y por que también me recuerdan gratamente las primeras audiciones de vivaldi -sin olvidar- Il cimento dell'armonia e dell'inventione Op.VIII  más conocido por Las Cuatro Estaciones, siendo estas las primeras obras del Prete Rosso dentro de mi colección.
*
Por eso, creo la necesidad de mostrar algunos de ellos o al menos darles tanta importancia como al lucimiento notable y vistuosistico de sus movimientos Allegro, Vivace, Presto, o sus danzas Allemanda, Corrente, Gavotta y Giga que tan famoso hacen al veneciano

                                                                                                     OPUS I
                                                                   Doce sonatas en trío para dos violines y bajo continuo
nº 1 RV 73, nº 2 RV 67, nº 3 RV 61, nº 4 RV 66, nº 5 RV 69, nº 6 RV 62, nº 7 RV 65, nº 8 RV 64, nº 9 RV 75, nº 10 RV 78, nº 11 RV 79 y nº 12 RV 63 La Follia

El Op. I de Vivaldi, fue publicado en Venecia por la imprenta de Giuseppe Sala en 1705 y dedicado al conde veneciano de origen bresciano Annibale Gambara. Su verdadera edición original - hoy perdida- datara de 1703 o quizas anterior a 1700, lo que supone como reedición la conocida de 1705 en Amsterdam. Probablemente recoge las más antiguas composiciones del veneciano, época en que Vivaldi era un debutante
*
Las obras del Op. I atestiguan la gran influencia de Corelli, transmitida también a la primera generación de imitadores como ( Gentili, Albinoni, Torelli, Bomporti y un sin número de compositores de la escuela boloñesa o veneciana).
*
 Sin duda alguna una de las mejores de toda la colección del Op. I es la sonata n.º 8 RV 64 en re menor, en la que se ilustran facultades expresivas y excepcionales de Vivaldi. La sonata comienza con un Preludio en la que el primer violín expone una refinada melodía.

                                                

 Dentro de la misma sonata, otro movimiento interesante es su dramático Grave que aporta un sobresaliente patetismo produciendo disonancias sostenidas por un magnético bajo ostinato de ritmo punteado.

                                                

Cerrando la colección, la célebre sonata n.º 12 RV 63, titulada la Follia, en re menor, consistente en una sucesión de 20 variaciones sobre La Follia  ( La Locura) -danza de orígenes ibéricos de la que también escribieron Diego Ortiz ( El Toledano) en su tratado de glosas de 1553, Antonio de Cabezón  (1510-1566), Corelli, Vitali, Albicastro y Marín Marais con su publicación las Folies d´Espagne que fueron compuestas sobre un tema con 31 variaciones, además de muchos otros compositores (desde Bach a Rachmaninov).
El tema es tan famoso, y tan importante para la historia de la música que se puede encontrar en el excepcional sitio web www.folias.nl además de un mapa interactivo con las apariciones del tema de las folias en Europa.

"Vivaldi rinde de esta manera homenaje al viejo maestro Arcangelo Corelli - dice Michael Talbot-.
En 'la follia' -prosigue- Vivaldi se nos muestra, al igual que Liszt y Ravel en siglos posteriores, como un compositor cuya imaginación se ilumina de forma fructífera gracias a la expansión de la técnica instrumental"  (La música instrumental, Capitulo 6,  pag. 118 y 119).

La configuración de la La Follia es diferente del resto de las sonatas de la Opus I. Aquí toda la sonata tiene forma de un tema con variaciones.

                                                  
                                                                                    1ª variación: Adagio
                                                                                    2ª variación: Andante
                                                                                    3ª a la 8ª variación: Allegro
                                                                                    9ª variación: Adagio
                                                                                   10ª variación: Vivace
                                                                                   11ª variación: Allegro
                                                                                   12ª variación: Larghetto
                                                                                   13ª y 14ª variación: Allegro
                                                                                   15ª variación: Adagio
                                                                                   16ª a 20ª variación: Allegro

Vivaldi saca expresivo partido al hecho de contar con tres partes- en lugar de las dos de Corelli- y despliega una escritura dramática y virtuosísta. (ejemplo 1 y 2)
En la variación nº 1 melodía armonizada, en las (vars. nº 4, 5-7, 9 y 11 imitación libre de los dos violines), en (vars. nº 2, 13, 17, 19 y 20 conducta paralela entre los dos violines), (conducta solista para el primer violín vars. nº 10, 12, 15 y 16),  y en la (var. nº 14 protagonismo del bajo) e integración concertante de las tres partes (vars. nº 3, 8 y 10).
             
                                                                          1. Antonio Vivaldi Sonata Op.I nº 12 de (1705)
                                                                    2.  Arcangelo Corelli,  Sonata Op. 5, nº 12 (1700)

Versión discográfica utilizada

Salvatore Accardo, Franco Gulli, Bruno Canino, Rohan de Saram













Otras versiónes recomendadas

-- Ensemble Aurora, Enrico Gatti- Glossa
-- Véronique Méjean, Käthi Gohl & Jesper Christensen
    Ensemble 415, Chiara Banchini- Harmonia Mundi
-- Próximo lanzamiento diverdi.con Naïve y la Op.1 de Vivaldi

Biografía

--Michael Talbot, Vivaldi, Editorial Alianza, Madrid, 1990
--Pablo Queipo de Llano, El furor del Prete Rosso, Editorial A. Machado 2005
--Venecia, Vivaldi y las sonatas Op. 1 + Libro, Contribuciones de Michael Talbot, Adriano Olivieri, Alessandro Borin, Stefano Russomanno y Enrico Gatti.
Referencias: La Folia -1490-1701- folleto en el disco Alia vox, 1998.

♪♫♪♫♪♫♪♫♫♪♪♫♫♪♫♪♫♪♪♫♫♪♫♪♫♪♫♫♪♫♪♪♫♫♪♪♫♫♪♫♪♫♫♪♫♫♪♪♫♫♪♫♫♪♪♫ ♫ ♪♫♫♪♫♪♪♫♪♪♫♫♪♪♫♪♪♫♫♪♪♫♪♪♫♫♪♪♫♪♪♪♫♪♪♫♫♫♫♫♫



                                                                                                      OPUS  II
                                                                                Doce sonatas para violín y bajo continuo
nº 1 RV 27, nº 2 RV 31, nº 3 RV 14, nº 4 RV 20, nº 5 RV 36, nº 6 RV 1, nº 7 RV 8, nº 8 RV 23, nº 9 RV 16, nº 10 RV 21, nº 11 RV 9 y nº 12 RV 32.

El Opus II de Vivaldi fue publicado en Venecia a principios de 1709 -y dedicado al rey Federico IV de Dinamarca y Noruega, que en esas fechas asistía de incógnito (con la ayuda de la ritual máscara) al Carnaval veneciano- por la imprenta de Antonio Bartoli. Las doce sonatas que componen la opera seconda del PRete Rosso fueron compuestas para violín y clave. Sin embargo, en el anuncio de 1708 de Bartoli aparecen destinadas para violín y violonchelo, formación ésta, muy en boga en la Italia de 1700.
Resulta especialmente adecuado el empleo conjunto del instrumento melódico (violonchelo) y el armónico (clave) en favor de una más completa realización del bajo, que aúne la armonización del teclado y la permanente línea melódica del bajo en la cuerda frotada del chelo.
*
Vivaldi despliega un refinamiento extraordinario además de una impronta lírica, dramática y poética que se antoja francamente inédita hasta entonces, algo que, unido al rigor de la escritura resulta excepcional y revolucionario, solo se podría encontrar paragón alguno con las sonatas Op.I del veronés E.F. Dall´Abaco de 1708.
*
La magnífica sonata n.º 1 RV 27 en sol menor que inicia la colección se abre con un esplendido Preludio marcado como ( Andante) que presenta frases dialogadas entre violín y bajo, cuyo patetismo va creciendo conforme avanza la página.

                                                    

La sonata n.º 5 en si menor RV 36 comienza con un grave Preludio de gran lirismo, con el violín entonando dramáticas frases, intensamente respondidas por el bajo y proporcionando a la página una atmósfera dolorosa.

                                                    

La sonata n.º 7 RV 8 en do menor comienza con un apasionado Preludio -otra de las joyas del Op.II- nueva muestra de la inagotable inventiva melódica vivaldiana, en la ella se entrelaza el violín y el bajo en un memorable diálogo imitativo de preguntas y respuestas.

                                                    

Cerrando la colección, la sonata n.º12 RV 32 en la menor, que a diferencia de las demás expuestas en esta entrada, ofrece en su segunda página un Capriccio marcado con la indicación de (Presto) con un espectacular virtuosismo -sin duda alguna Vivaldi homenajeó a su propia destreza técnica en este movimiento- con el que se anticipa los brillantes artificios de L´estro armónico, Op. III.

                                                    


Versión discográfica utilizada

Salvatore Accardo, Bruno Camino, Rohan de Saram
Grabado en Amsterdam 10/1977 - Philips 1991












Biografía

--Michael Talbot, Vivaldi, Editorial Alianza, Madrid, 1990
--Pablo Queipo de Llano, El furor del Prete Rosso, Editorial A. Machado 2005
-- Folleto del disco Philips Op.II,  por Michael Talbot (1991)

Otras grabaciones en mi colección Vivaldi

Vivaldi Op. I, Enrico Gatti/ Ensemble Aurora
Vivaldi OP. II, Enrico Gatti/ Ensemble Aurora

sábado, 17 de marzo de 2012

J. D. Zelenka: De Profundis - Miserere - Requiem


Zelenka, el místico bohémio del virtuosismo, fue un visionario con una imaginación desbordante, su gusto por lo novedoso y lo inesperado hacen de Zelenka uno de los compositores más admirados de su época.
*
Su música reserva grandes sorpresas al melómano con su extrema sabiduria en el arte de las formas fugadas y melodías que se me antojan pegadizas a más no poder.


Su vasta obra sacra está repleta de obras maestras, y en este caso mi especial mención a su Requien en re menor ZWV 48 -grabación que os muestro en este estupendo disco editado en el 2000 - pero que no deja de ser una de mis grabaciones preferidas dentro del repertorio de Zelenka- a pesar de tener la versión por Ensemble Barroque 1994 conducido por Roman Válek, disco editado en 1995.
*
Otra de sus joyas es el Miserere en do menor ZWV 57 que igualmente venía en el contenido de la versión de 1995 antes mencionada. Su movimiento inicial es una adaptación coral de una pieza cien años más antigua, un Ricerdare para órgano de Frescobaldi. El movimiento inicial es apabullante y con una gran contundencia rítmica instrumental que te deja eclipsado, o puede irritarte, eso es solo cuestión de gusto.

                             

De Profundis en re menor ZWV 50 es la más antigua de las tres piezas, compuesta en 1724 para el funeral en memoria de su padre -organista y maestro en una escuela cerca de Praga-, y es la más sencilla de las tres obras con 13 minutos de duración.

El registro que da Il Fondamento dirigido por  Paul Donmbrecht es impecable.

Otras grabaciones en mi colección Zelenka:








domingo, 11 de marzo de 2012

Corelli´s Legacy: Musica Antiqua Roma/ Ricardo Minasi

                                                                                 ¡¡Bendita locura!!  Corelli y compañia.


Cuando paso revista a mi colección de discos, pienso en la gran cantidad de cd´s que dejé de comprar en su momento. Corelli´s Legacy era de esos discos que te dejas en el tintero, pues bien, esta magnífica grabación ha llegado a mis manos hace unas semanas, así que, después de unas cuantas escuchas solo puedo decir que la grabación es una maravilla.

La imitación son los ingredientes básicos de las sonatas recogidas en este Corelli´s Legacy. El recorrido empieza con la sonata Op.5 nº.9 del maestro Corelli, pero en la versión abundantemente ornamentada cuatro décadas después (1740) por su alumno Francesco Geminiani.

I. Preludio Largo


II. Giga Allegro


III. Adagio


IV. Tempo di Gavotta, Allegro


El gran maestro de Fusignano fue el compositor que más influencia tuvo en la generación posterior por todos los rincones de Europa. El más famoso -como ya he comentado- fue su alumno Francesco Geminiani y otros bien conocidos como Mossi, Locatelli, Visconti, Carbonelli, Castrucci o Montanari, destacando las páginas de los tres últimos como piezas hasta ahora no grabadas.

Giovanni Stefano Carbonelli, Sonata op.1 n.2 in D min
Giovanni Mossi, Sonata op.1 n.5 in B min
Gasparo Visconti, Sonata op.2 n.5 in E min
Prospero Castrucci, Sonata op.1 n.4 in G min
Pietro Antonio Locatelli, Sonata op.8 n.10 in A maj

Antonio Locatelli, el más célebre de los autores aquí seleccionados, se atreve a situar al violonchelo en el mismo plano de importancia que el violín en su sonata op.8 nº 10 y Antonio Montanari firma con la Giga senza basso, la única pieza de escrita para violín sin acompañamiento de bajo continuo.



El ensemble Musica Antiqua Roma hace un trabajo soberbio, como es habitual en la escuela historicista italiana. Ricardo Minasi explota con virtuosismo no pareciendo humano en el Giga senza Basso de Montanari. Sus trabajos siempre me han parecido deslumbrante (me viene a la cabeza las sonatas de Veracini con el sello Sony/HDM), y es que el esplendor tímbrico de su violín David Tecchler construido en Roma en 1730 es impecable.